lunes, 27 de octubre de 2014

616 - TEQUILA- Necesito un trago



Un simple rocknroll sin pretensiones de una banda que sonaba fresca y que consiguió la fama en los años 80. Era lo que oían los chavalitos de 15 años y sus padres. Era lo normal. Era lo que se vendía y era lo que se compraba. Todos vivíamos felices.
Ayer un entendido musical nos decía en la radio que lo que rompía en las pistas era Txayanne, que era lo que le gustaba a la gente, como si la gente tuviera criterio y eligiera lo que oír. No, amigo mío.
El público es extremadamente maleable. Si insistiéramos un poco con Tindersticks y Morphine, se engancharían (exagero para que se me entienda). No creo que la gente sea tonta, pero la corrupción ha llegado a todos los lados, incluso entre los que deciden qué es lo que debe de gustar a nuestros hijos. Porque hay gente con nombres y apellidos que lo decide. Y en los noventa alguien decidió que el rocknroll ya no molaba.
Oigo Tequila, siento nostalgia. Y gorda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

1209 - THE CURE - The holy hour

Puente insulso con xirimiri asqueroso y con las constantes vitales por los suelos. Siempre he dicho  que me gusta la música cuando estoy d...